Cuando el Señor comienza a brillar, no sólo en tu interior, sino también en tu exterior, ahí es cuando el reino de Dios se hace visible a los hombres.
Hoy podemos ver a un mundo cristiano que vive de paredes o templos para dentro y debemos entender que Él es el que llevará a cabo la purificación de los pecados del mundo.

Hebreos 1.3 Él es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas

Juan 11.40 Jesús le dijo*: ¿No te dije que si crees, verás la gloria de Dios?

Aliento Cristiano Internacional

Síguenos por:                  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Todos los pedidos serán entregados en las instalaciones de la iglesía. Descartar