Como cristianos, pasamos por etapas en las que sentimos que el ayer fue más intenso o especial que el momento que estamos viviendo. Nos parece que ya no sentimos tanto la presencia de Dios o su amor.
La canción con la que nos convertimos, aquella prédica en un parque, el estadio donde por casualidad llegaste y te convertiste etc, todos estos recuerdos nos traen nostalgia y quizá nos gustaría volver a vivir esos momentos llenos de emoción y verdad, pero: ¿cómo podemos volverle a sentir?

En el plan del Perfecto estas cosas ya están diseñadas y creadas para poder vivir la vida de una manera constante por medio de los 5 sentidos:

Él limpió el aroma de tu alma con su fragancia:

juan 12.3
María trajo unos trescientos gramos de perfume de nardo puro, muy caro, y perfumó los pies de Jesús; luego se los secó con sus cabellos. Y toda la casa se llenó del aroma del perfume.

Tenemos el deber de saber cambiar el aroma del mundo, dando lo mejor como ofrenda al Señor; de esta manera, no sólo Él es glorificado, sino también nuestras cabezas y todo lo que nos rodea se llenará de un perfume agradable.

¡Sintamos al Señor a través de un olor único!

Síguenos por:                  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies