Dios está en el campo, en las prédicas de los pastores, en los llantos de los niños o incluso podríamos atrevernos a decir que está hasta en el sufrimiento, sea cual sea.

Uno de los mayores privelegios que nos ha concedido el Señor es la oración, donde nos podemos acercar a Jesús con humildad y tocarlo desde la fe. Una oración llena de fe es “la debilidad” de Dios y la fuerza del hombre.
Jesús no se resiste a hacer milagros cuando percibe una gran fe. No basta con tocar a Jesús, hay que tocarlo con fe y experimentar cómo muchas virtudes, y sobre todo la Gracia, salen de Él para curar nuestro cuerpo y corazón.

“Entonces, una mujer que padecía flujo de sangre desde hacía doce años, y que no había podido ser curada por nadie, se acercó por detrás y tocó la orla de su manto, y al punto se le paró el flujo de sangre.
Jesús dijo: «¿Quién me ha tocado?» Como todos negasen, dijo Pedro: «Maestro, las gentes te aprietan y te oprimen». Pero Jesús dijo: «Alguien me ha tocado, porque he sentido que una fuerza ha salido de mí».
Viéndose descubierta la mujer, se acercó temblorosa, y postrándose ante él, contó delante de todo el pueblo por qué razón le había tocado, y cómo al punto había sido curada. Él le dijo: «Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz”. (Lucas 8,43-48)

Hoy a través del sentido del tacto también podemos acercarnos a nuestro Dios.

Aliento Cristiano Internacional

Síguenos por:                  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Todos los pedidos serán entregados en las instalaciones de la iglesía. Descartar